952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

Síntomas que no debes ignorar: no lo sabes, pero tienes artritis

Miles de personas padecen dolores por la inflamación de sus articulaciones. Una enfermedad para la que aún no hay cura pero cuyas consecuencias pueden prevenirse

Más de 200.000 personas padecen artritis reumatoide (AR) en España, una enfermedad autoinmune que induce la inflamación crónica de las articulaciones y su progresiva destrucción, provocando síntomas físicos como rigidez articular, dolor y/o fatiga que, en la mayoría de las ocasiones, terminan traduciéndose también en “síntomas” emocionales como frustración, depresión o estrés, según el último informe realizado por la Sociedad Española de Reumatología.

Unos síntomas que hasta el 70% de los pacientes con esta enfermedad en nuestro país, es decir, unas 140.000 personas, perciben como incomprendidos por su entorno más cercano. Pero no solo es desconocido el impacto emocional para la vida de una persona, sino también el físico, o al menos eso creen el 61% de estos pacientes, según los resultados de RA Matters (‘La AR importa’), el mayor estudio cualitativo realizado hasta la fecha.

Esta enfermedad ataca el revestimiento de las articulaciones y las inflama, así que debes aprender a escuchar a tu cuerpo y acudir a un reumatólogo para que evalúe el problema, especialmente si los síntomas duran más de seis semanas. Más de 23 millones de personas en todo el mundo la padecen y afecta aproximadamente tres veces más a las mujeres que a los hombres.

El tratamiento actual incluye el uso de medicamentos antiinflamatorios, esteroides y antirreumáticos modificadores de la enfermedad, orales como el metotrexato o fármacos biológicos dirigidos a determinados mediadores implicados en la patogénesis de la artritis reumatoide.

Dolor
Es un síntoma temprano y definitorio de la enfermedad. Puede afectar cualquier articulación, generalmente en ambos lados del cuerpo. A menudo comienza en las más pequeñas como los dedos, las muñecas o los tobillos. Tus hombros, caderas y rodillas también pueden verse afectados.

La depresión es de dos a cuatro veces más común en pacientes con artritis reumatoide que en la población general

El dolor puede describirse como agudo, punzante, palpitante o sensible, y en ocasiones causa una sensación quemante en los nervios. Varios investigadores de Reino Unido lo describen en ‘Nature Reviews Rheumatology’ como «constante o intermitente, localizado o diseminado». Cuando empieza en las muñecas es una pista particularmente importante en su diagnóstico debido a que «la osteoartritis común y corriente no está latente en esta parte del cuerpo», explica Tammi Shlotzhauer, reumatóloga de Nueva York.

Rigidez
Si dura media hora o más es un signo clásico. «La mayoría de las personas experimentan rigidez después de despertarse, pero otras se sienten así todo el día», comenta Vivian Bykerk, reumatóloga del Hospital for Special Surgery en Nueva York. Otros de los que la sufren matutinamente (aunque remite durante el día y vuelve por la noche) explican que incluso sentarse durante un período prolongado puede hacer que sus articulaciones se pongan rígidas: un fenómeno conocido como gelificación.

Pero no importa cuándo lo experimentes, sentirás como si no pudieras mover la articulación o enderezarla por completo, y si esto continúa durante más de seis semanas, deberías ver a un médico sin falta.

Hinchazón
Este síntoma suele aparecer a menudo en las muñecas, manos y dedos, mucho antes de que se vuelva evidente para otras personas. «La persona tendrá una sensación de hinchazón, pero el médico que lo observa puede no verla, aunque tú la sientas», asegura Shlotzhauer.

¿No estás seguro si esa sensación está en tu cabeza? Intenta ponerte unos zapatos y camina con ellos. «Es posible que tengas problemas para ponértelos si tus pies sufren este problema», añade.

Pérdida muscular
Es una complicación grave. Cuando los investigadores de la Universidad de Pensilvania examinaron tomografías computarizadas, descubrieron «déficits significativos en la masa y densidad muscular» en personas con esta enfermedad en comparación con individuos sanos.

La mayoría de las personas experimentan rigidez tras despertarse, pero otras se sienten así todo el día

Si notas una pérdida así o una disminución significativa de tu fuerza, es importante que se lo digas al médico. Bykerk dice que la pérdida de masa muscular puede afectar a los pacientes con artritis al año de desarrollar la condición. «No solo tienen que controlar la enfermedad, tienen que rehabilitarse y volver a ser fuerte «.

Depresión
Suele ir de la mano de las enfermedades crónicas, y la artritis reumatoide no es una excepción. De hecho, los estudios revelan que la depresión es de dos a cuatro veces más común en pacientes con con esta afección que en la población general. Pero a diferencia de algunas otras condiciones, tiende a ser un síntoma temprano en lugar de algo que se desarrolla debido a un problema de salud continuo. La depresión puede ser una «manifestación sistémica de la inflamación», explica Shlotzhauer. «No es que seas una persona que no puede manejarse por sí misma. Es que tu neuroquímica se ve afectada por la inflamación», añade.

Irritaciones oculares o bucales
Algunas veces las personas con artritis reumatoide desarrollan síntomas de otra condición autoinmune llamada síndrome de Sjogren, que ataca las glándulas productoras de humedad del cuerpo. Además de los síntomas clásicos, las personas que lo sufren de forma secundaria pueden experimentar inflamación de las glándulas lagrimales y salivales. Esto puede causar sequedad ocular y bucal, aunque con menos severidad que el trastorno de forma primaria.

Fatiga
Casi todos los que padecen esta enfermedad experimentan una fatiga abrumadora. Es un síntoma común de muchas enfermedades autoinmunes. La buena noticia es que una vez que estás bajo tratamiento, este síntoma se desvanece. Son las personas que retrasan buscar solución quienes suelen desarrollar problemas porque este síntoma se acaba volviendo crónico.

Fuente: El Confidencial.

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario