952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

Las enfermedades autoinmunes precisan de un mejor diagnóstico para evitar daño permanente

Algo más de 120.000 españoles sufren el síndrome de Sjögren y más de 75.000 padecen lupus.

Durante la presentación del VI Simposio de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (EAS), que ha reunido a más de 300 especialistas, una de las ideas que más se ha recalcado es la necesidad de lograr un diagnóstico precoz para evitar el daño permanente que se puede derivar en otros órganos. De hecho, un diagnóstico tardío puede acabar en un caso de insuficiencia renal, alteraciones neurológicas persistentes, daño pulmonar, cardiaco, etc.

Pese a ello, Francisco Javier Navarro, presidente del Comité Local Organizador del evento, aportaba que “la mayoría de las EAS tienen inicialmente síntomas muy inespecíficos, por lo que son difíciles de identificar si no se está familiarizado con ellas. Como consecuencia el diagnostico se dilata y se identifican cuando ya están avanzadas”.

Es por ello que el experto incidía en la idea de que “los reumatólogos que vemos esta clínica inicial estamos entrenados para su valoración y para buscar aquellos signos tempranos que nos hagan sospechar la enfermedad autoinmune con estudios más específicos”. A este respecto es clave identificar síntomas, aunque sea de forma sutil, que afecten al aparato locomotor, la capacidad funcional motriz del paciente y otros signos del estado general asociados a leves alteraciones analíticas.

En estos casos resulta fundamental el avance en métodos diagnósticos como las técnicas de imagen (RMN de alta resolución, PET-TAC), así como determinaciones analíticas en relación con alteraciones del sistema inmune nos permiten un diagnóstico precoz antes de que las alteraciones estructurales sean irreversibles o, al menos, evitar un avance rápido de las mismas.

Las patologías más prevalentes

Cabe recordar que las enfermedades autoinmunes sistémicas son afecciones reumáticas, de causa desconocida, en las cuales el sistema inmunitario agrede al propio organismo del paciente y pueden verse afectados diferentes órganos, como los riñones, el corazón, los pulmones o el sistema nervioso, entre otros. Entre las enfermedades autoinmunes sistémicas, las más habituales son el lupus eritematoso sistémico, el síndrome de Sjögren, la esclerodermia, las miopatías inflamatorias, las vasculitis, la polimiositis y el síndrome antifosfolipídico. En todas ellas se han descrito posibles factores genéticos, hormonales, ambientales o agentes infecciosos

En concreto, se estima que la prevalencia del síndrome de Sjögren es del 0,33 por ciento, lo que supone que algo más de 120.000 españoles sufren esta enfermedad; mientras que el lupus es el 0,21 por ciento, lo que equivale a más de 75.000 personas en este país, según los datos del estudio de prevalencia de las enfermedades reumáticas en población adulta en España (EPISER 2016) de la Sociedad Española de Reumatología.

En este sentido, los equipos multidisciplinares de especialistas, liderados por el reumatólogo, cuya formación específica le permite valorar de forma global al paciente, son imprescindibles para un abordaje adecuado y completo de estas enfermedades.

Fuente: El Médico Interactivo.

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario