952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

La resonancia magnética nuclear, un valor para el diagnóstico diferencial en la Espondiloartritis

AbbVie ha organizado, en el marco del VIII Simposio de Espondiloartritis de la Sociedad Española
El diagnóstico precoz es clave en la espondiloartritis axial y, para ello, la resonancia magnética nuclear (RMN) es una de las mejores herramientas para identificar esta enfermedad en el período agudo de inflamación. Esta es una de las conclusiones a las que se ha llegado en la sesión Diagnóstico diferencial en espondiloartritis: El valor de la RMN, en el que ha participado el doctor Walter Maksymowych, de la Universidad de Alberta (Canadá), en el marco del VIII Simposio de Espondiloartritis organizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER) y que ha contado con la participación de AbbVie.

El papel que desempeñan hoy en día las técnicas de imagenen el área de las espondiloartritis (EspA) es especialmente destacable. Así, para la doctora Victoria Navarro Compán, especialista del área de reumatología del Hospital Universitario La Paz de Madrid y moderadora del simposio, “en la actualidad, la resonancia magnética nuclear es la única técnica capaz de detectar inflamación, de forma objetiva, a nivel de la columna y la pelvis, que son las articulaciones que suelen verse afectadas en la espondiloartritis”.

El retraso en el diagnóstico impide el tratamiento en fases iniciales, lo que agrava la enfermedad
Además, es una herramienta cada vez más utilizada entre los especialistas para monitorizar la evolución de la enfermedad. “El uso de las técnicas de imagen tiene un alto grado de penetración, aunque aún hace falta más formación para que los reumatólogos podamos interpretarlas mejor, con el fin de conseguir un mayor nivel de confianza”, señala la doctora Navarro.

Las espondiloartritis son un conjunto de enfermedades reumáticas inmunomediadas, entre las que se encuentran la espondilitis anquilosante, artritis reactivas, artritis psoriásica o las espondiloartritis asociadas a la enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras. Su prevalencia podría superar el 1,2% de la población, lo que supone que en España afecta a medio millón de personas. Esta enfermedad crónica, inflamatoria y potencialmente discapacitante afecta a adultos jóvenes, muchos de ellos entre los 20 y 30 años de edad.

COMPLEJIDAD EN EL MANEJO DE LA ENFERMEDAD

“Durante los últimos años se han producido grandes avances en torno a estas enfermedades, algo importante para entender la complejidad que requiere su manejo. Hay que tener en cuenta que en estas patologías, alrededor del 40% de los pacientes experimenta al menos una manifestación extra-articular durante el curso de la enfermedad”, apunta el doctor Walter Maksymowych. Entre las manifestaciones más frecuentes, se encuentra la uveítis en el 30-40% de los casos, la psoriasis (hasta el 15%) y la enfermedad inflamatoria intestinal (en torno al 10%)”. Este factor aumenta la complejidad de implican estas patologías, de ahí la importancia de contar con un diagnostico a tiempo y un manejo lo más preciso y exhaustivo posible, que permita un control integral de la espondiloartritis.

IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO PRECOZ

Hoy en día, todavía existe un importante retraso en el diagnóstico de las espondiloartritis. Se estima que desde que aparecen los primeros síntomas hasta que el paciente es diagnosticado, pueden pasar, en ocasiones, hasta ocho años. Esto impide el tratamiento en las fases iníciales, una situación que agrava la enfermedad y hace que aumente el daño estructural, así como la pérdida de movilidad.

Alrededor del 40% de los pacientes con espondiloartritis axial puede desarrollar otra enfermedad inflamatoria inmunomediada
De ahí que sea tan importante el diagnóstico precoz de la enfermedad. “Si la enfermedad no se trata de forma apropiada, suele causar un daño anatómico irreversible -como fusión entre las articulaciones de la columna y la pelvis-, el cual produce una gran limitación funcional y de movilidad que, al mismo tiempo, afectará a todas las esferas del paciente”, explica la doctora Navarro.

Entre las causas que ocasionan este retraso en el diagnóstico de la enfermedad se encuentra el desconocimiento de la patología entre la población y la derivación errónea en el propio sistema sanitario. “Esto es debido, entre otras cosas, al menor ratio de reumatólogos, comparado con otras especialidades. Aún debemos insistir en que los pacientes que vienen a la consulta con dolor lumbar no traumático sean derivados al reumatólogo, sobre todo si tienen entre 20 y 50 años, que es cuando suele aparecer la espondiloartritis”, asegura la doctora Navarro.

Fuente: ConSalud.es

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario