952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

La equidad en el acceso a los fármacos, clave para un abordaje ideal de la artritis reumatoide

La proporción de pacientes tratados con biológicos varía según el centro y oscila entre el 3,6 y el 71,4 por ciento.

Llevar a cabo un abordaje ideal de la artritis reumatoide (AR) en España supondría implementar 22 medidas (ver tabla) en las áreas de diagnóstico, AR precoz (pacientes con menos de 2 años de diagnóstico) y AR establecida (pacientes diagnosticados hace más de 2 años) y le costaría al SNS unos 289 millones de euros. Pero, a cambio, obtendría un retorno social de 913 millones, más del triple —exactamente 3,16 euros por euro invertido—, según el proyecto SROI-AR, desarrollado por Weber, con la colaboración de ConArtritis y promovido por Lilly. Dentro de esta estrategia, tratar con biológicos y/o inhibidores de Jak quinasas a los pacientes con AR de moderada a grave o que no hayan respondido adecuadamente o que son intolerantes a uno o más fármacos modificadores de la enfermedad supondría una inversión de algo más de 104 millones de euros para obtener casi 85,5 millones en retornos sociales. Y precisaría, también, de una equidad en el acceso a los fármacos comercializados.

Los expertos encargados de presentar el proyecto SROI-AR coinciden al señalar que la variabilidad de la práctica clínica no tiene porqué asociarse siempre a una situación de inequidad. Pero la realidad de los datos incluidos en el informe señalan que la proporción de pacientes tratados con biológicos (el 36,8 por ciento de los pacientes con AR reciben estas terapias, con un tiempo medio de inicio del tratamiento desde el diagnóstico de 60,8 meses) varía según el centro y oscila entre el 3,6 y el 71,4 por ciento, una fluctuación muy amplia achacable no sólo a las características de los pacientes, sino también a las de los centros que los tratan. La proporción es mayor en centros con mayor complejidad, motivo por el cual Álvaro Hidalgo, presidente de la Fundación Weber, resalta la necesidad de identificar bien a los pacientes que residen en zonas que carecen de la oferta adecuada, con vistas a derivarlos a otros centros.

La importancia de la adherencia

En general, de las tres áreas consideradas en el proyecto, la mayor parte de la inversión del conjunto de propuestas correspondería a la AR establecida (93,6 por ciento), seguida del área de diagnóstico (4,7) y AR precoz (1,7). Pero si posamos la lupa en el retorno por euro invertido, el mayor (6,20 euros) vendría de esta última área, seguido de la AR establecida (3,21 euros) y de diagnóstico (1,04 euros). “Es decir, si tratamos bien al principio es cuando mayor retorno vamos a conseguir”, comenta Hidalgo. En este sentido, las propuestas de los expertos, diseñadas por un grupo multidisciplinar, resaltan que es tan importante el tratamiento farmacológico como el no farmacológico.

La medicación para el abordaje de la artritis reumatoida no tiene efectos inmediatos. Tarda semanas o meses en hacer efecto, lo que refuerza, a juicio de Laly Alcaide, directora de ConArtritis, la importancia de una buena formación de los pacientes para que no la abandonen. La formación en el campo de la adherencia y del uso de los medicamentos es otra de las acciones propuestas por los expertos tanto en AR precoz como en AR establecida. En general, supondría una inversión de unos 7,5 millones de euros, de la cual se podría obtener un retorno de casi 21 millones de euros. La clave, según el proyecto, radicaría en la participación de una enfermería especializada, un “recurso transversal”, según Rosario García de Vicuña, jefa de Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de La Princesa, de Madrid, “que puede estar presente en muchas de las etapas en el abordaje de un paciente con AR”.

De hecho, la creación de consultas propias de enfermería resultaría, de lejos, la iniciativa más rentable de las 22 incluidas en el proyecto. No le costaría nada al sistema y a cambio generaría retornos de casi 17 millones de euros. Sólo faltaría convencer a los gestores.

¿Y la farmacia comunitaria? Hidalgo reconoce que en el grupo multidisciplinar que ha dado origen al proyecto SROI-AR no estaba recogido ningún representante de la misma, si bien el informe considera relevante su papel en la primera de las propuestas, relativa al impulso de programas de educación y sensibilización social mediante la difusión de carteles… Otra acción de ínfima inversión en comparación al retorno previsto que se complementaría, según Rosario García de Vicuña, con la labor del farmacéutico como asesor y centinela de la seguridad del paciente.

Perspectiva económica favorable

El proyecto SROI-AR también ha evaluado la viabilidad y la rentabilidad de cada una de estas 22 propuestas con gestores de las distintas comunidades autónomas. El presidente de la Fundación Weber explica que “se les han presentado las medidas para conocer en qué grado estas medidas estaban implantadas y/o eran implementables en su comunidad”.

Desde Lilly, por último, se resalta que el proyecto pone de manifiesto cómo es viable implementar pequeños cambios para mejorar la salud de las personas con artritis reumatoide, que además resultan beneficiosos para toda la sociedad. “Nuestra aspiración es que la artritis reumatoide no limite el día a día de los pacientes, y en este caso además de aumentar su calidad de vida, la perspectiva económica es favorable si consideramos la implementación de estas medidas”, resalta su directora de Asuntos Corporativos, Teresa Millán.

Fuente: El Global.

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario