952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

El tratamiento con fármacos biológicos de la Artritis Reumatoide puede reducir el riesgo de enfermedad renal crónica

La Artritis Reumatoide se asocia con una serie de trastornos renales que llevan a una función renal reducida, posiblemente debido a la inflamación crónica o bien por el uso de fármacos nefrotóxicos que pueden llegar a afectar la correcta función de los riñones.

Estudios previos han comunicado que la enfermedad renal crónica es más frecuente entre las personas con Artritis Reumatoide que en la población general.

Existe evidencia científica cada vez mayor sobre la fuerte relación entre la Artritis Reumatoide y un aumento del riesgo de eventos cardiovasculares, ya que la inflamación sistémica juega un papel fundamental en el desarrollo de la arteriosclerosis y la enfermedad cardiovascular. Estudios recientes han demostrado que el tratamiento de la Artritis Reumatoide con fármacos biológicos reduce el riesgo cardiovascular en estos pacientes.

Por lo tanto, es fácil pensar que reducir la carga inflamatoria con un tratamiento biológico también podría tener efectos favorables sobre la función renal y potencialmente retrasar la progresión de la enfermedad renal y reducir el riesgo de la enfermedad renal crónica incidente.

Un estudio se plantea la hipótesis de que los pacientes con Artritis Reumatoide con función renal normal que son tratados con fármacos biológicos tendrán menor riesgo de enfermedad renal incidente y será menos probable que experimenten un deterioro progresivo de la función de los riñones que aquellos pacientes que no reciben este tratamiento.

Los resultados de un gran estudio, que cuenta con la participación de más de 20.000 pacientes de Artritis Reumatoide estadounidenses de los cuales más de 4.600 iniciaron terapia biológica, han demostrado que la administración de fármacos biológicos se asocia a un menor riesgo de la enfermedad renal crónica incidente, particularmente en estadios avanzados e independientemente del tipo de biológico utilizado (anti-TNF[/glossary u otro).

Esto nos lleva a confirmar una asociación beneficiosa del uso de biológicos frente a la progresión de la enfermedad renal crónica.

Existen varias explicaciones que apoyan el efecto protector de los tratamientos biológicos sobre los riñones: su contribución a disminuir el riesgo de daños renales de forma directa (disminuyendo la inflamación renal) o indirectamente (aumento de la actividad física de los pacientes debido a mejor función articular). De hecho, existen algunos informes que describen que los fármacos anti-TNF no solo son eficaces en el tratamiento de la Artritis activa, sino que también estabilizan o mejoran la función renal.

En aquellos pacientes con Artritis Reumatoide más grave (mayor número de articulaciones afectadas y mayor uso de fármacos antiinflamatorios), el uso de fármacos biológicos también estuvo asociado a menor riesgo de eventos renales.

En conclusión, en este estudio con una gran participación de pacientes con Artritis Reumatoide la administración de fármacos biológicos se relaciona con menor riesgo de enfermedad renal crónica independientemente de los factores de riesgo.

Fuente: In-pacient.es

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario