952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

El arsenal terapéutico en Reumatología es tan amplio que permite individualizar terapias

Los días 22 y 23 de noviembre se ha celebrado en Madrid el VI Curso de Terapias Dirigidas, organizado por la SER, con la colaboración de Pfizer. Los medicamentos biológicos y las pequeñas moléculas bloquean la respuesta inflamatoria sistémica, originada en un mal funcionamiento del sistema inmunológico.

VADEMECUM. Durante los últimos 20 la aparición de terapias dirigidas ha revolucionado el mundo de la terapéutica en Reumatología y, sin lugar a duda, el pronóstico de los pacientes ha mejorado significativamente en cuanto a capacidad funcional, calidad de vida y reducción de la mortalidad. Además, el arsenal terapéutico es tan amplio que ha permitido individualizar las terapias en función del perfil del paciente y del tipo de enfermedad, según ha constatado el Dr. José Andrés Román Ivorra, jefe de Servicio de Reumatología del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia, en el marco del VI Curso de Terapias Dirigidas realizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER), con la colaboración de Pfizer.

Respecto a los principales avances en este campo, el Dr. Román Ivorra ha destacado que “el buen conocimiento de la patogenia y la fisiopatología de las enfermedades inflamatorias crónicas ha permitido detectar proteínas clave en el fenómeno inflamatorio y, por tanto, se han identificado posibles dianas terapéuticas que han sido testadas mediante ensayos clínicos y que han aportado resultados muy positivos en cuanto al control de los síntomas, la detención del daño estructural y, en definitiva, la modificación en positivo de la historia natural de las enfermedades reumáticas”.

Por su parte, el Dr. Marcos Paulino, reumatólogo del Hospital General de Ciudad Real, ha asegurado que “se debe diferenciar entre el fármaco biológico, un producto biotecnológico sintetizado con complejas técnicas de ingeniería genética y que actúa a nivel extracelular; de las pequeñas moléculas, medicamentos químicos que ejercen su acción inhibiendo enzimas o proteínas intracelulares. Tanto el medicamento biológico como la pequeña molécula, bloquean la respuesta inflamatoria sistémica, originada en un mal funcionamiento del sistema inmunológico”.

En este sentido, -ha añadido el Dr. Román Ivorra- cabría destacar el salto de las terapias biológicas a las pequeñas moléculas (inhibidores de JAK, fosfodiesterasa IV), que han mejorado los resultados de eficacia con un perfil de seguridad más que razonable. “El futuro se encamina hacia determinar el perfil fisiopatológico que domina en cada paciente y que conducirá a lo que se conoce como terapia personalizada”, ha señalado.

Sobre el VI Curso de Terapias Dirigidas

“Las terapias dirigidas han dado un espaldarazo a nuestra especialidad, al brindarnos recursos terapéuticos, con un gran perfil de seguridad y eficacia. Estar al día de las últimas innovaciones, de los datos sobre seguridad, de los protocolos y recomendaciones a seguir o ser responsable en la gestión de los recursos de salud, es una obligación en la Reumatología del siglo XXI”, según ha puesto de manifiesto el Dr. Paulino, también coordinador del curso, junto a las Dras. Ana Ortiz y Eva Pérez.

Por otro lado, -ha añadido el Dr. Paulino- la investigación en este campo está en plena efervescencia y, en breve, dispondremos de numerosas nuevas moléculas, que actuarán sobre diferentes dianas terapéuticas, lo que hará que haya menos pacientes refractarios. “Cada vez más pacientes tendrán un tratamiento dirigido específico y debemos estar preparados para garantizar la mejor atención”, ha precisado.

El curso, que ha contado con la colaboración de Pfizer, se ha pensado para que resulte una herramienta práctica para el día a día del reumatólogo, y que resuelva dudas ante una determinada situación o un paciente complejo desde el manejo de niños y ancianos, pasando por el uso de las vacunas o el papel del médico como gestor de recursos hasta la implicación de otras especialidades en enfermos pluripatológicos. Además, se ha contado con la presencia de especialistas de otros países europeos, para que dieran su punto de vista sobre el uso generalizado de biosimilares o sobre los nuevos tratamientos que están por llegar, ha concluido el Dr. Paulino.

La Sociedad Española de Reumatología (SER) tiene como misión facilitar a todos los agentes implicados los instrumentos necesarios para mejorar la calidad de vida de los pacientes reumáticos. Busca garantizar la mejor asistencia a través de la docencia y mejora de la formación de los especialistas, así como a través de múltiples proyectos de investigación de las patologías reumáticas (musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas). Además, trabaja para mejorar el conocimiento, la información y visibilidad de estas afecciones en la sociedad y en las instituciones, e influir en los ámbitos de decisión. Entre sus valores cabe destacar la transparencia en la gestión y en el desarrollo de todas sus actividades. Actualmente, la SER representa a más de 1.750 profesionales, en su mayoría reumatólogos. Participa y se relaciona con otros organismos internacionales como la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR), sociedades científicas, y otorga un papel relevante a la colaboración con asociaciones de pacientes.

Fuente: Fundación Española de Reumatología (SER)

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario