952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

A pesar de los nuevos tratamientos de la Artritis Reumatoide, los pacientes siguen comunicando fatiga

Un estudio valora los niveles de fatiga comunicados por los pacientes con Artritis Reumatoide que comienzan tratamiento biológico e identifica posible factores predictores del cambio en la fatiga a lo largo del tratamiento.

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica de las articulaciones que puede causar daño articular, discapacidad física y fatiga. Los pacientes consideran a la fatiga como una sensación impredecible, abrumadora de cansancio diferente al cansancio normal y consideran a este síntoma como uno de los más molestos.

La fatiga es poco reconocida y poco tratada. En las últimas décadas los fármacos biológicos han cambiado el panorama del tratamiento de la Artritis Reumatoide ya que son muy eficaces en la reducción de la actividad de la enfermedad, la inflamación, el dolor y el daño articular.

La fatiga es un síntoma con múltiples causas, algunas relacionadas con la actividad de la Artritis Reumatoide, pero otras dependen de factores personales y psicológicos. Los pacientes describen a la fatiga como un síntoma que siempre está presente y que les impide encontrar soluciones a problemas cotidianos afectando a su vida personal y social. La gravedad de la fatiga depende de cada individuo y puede seguir presente a pesar del tratamiento biológico.

Tanto la actividad de la enfermedad y la edad parecen que no influyen en los cambios de la fatiga. Sin embargo, el bienestar físico y emocional resultaron ser factores pronóstico para cambios en los niveles de fatiga.

El sexo femenino fue un factor predictor significativo para los cambios en los niveles de fatiga, de tal forma que tanto al inicio del estudio como en las visitas de seguimiento la fatiga fue mayor en las mujeres que en los hombres. Esto puede deberse a factores genéticos y hormonales y otras exposiciones que hacen que las mujeres experimenten la fatiga de forma diferente a los hombres.

En conclusión, la fatiga es un síntoma muy molesto para los pacientes con Artritis Reumatoide que persiste a pesar de las mejoras en los tratamientos farmacológicos de esta enfermedad. Por lo tanto, se necesitan tratamientos adicionales para combatir la fatiga que abarquen los múltiples factores que afectan a este síntoma, tales como factores personales y/o emocionales, además de los factores clínicos relacionados directamente con la enfermedad.

Fuente: in-pacient.es

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario