952 27 45 40 - 637 54 89 53
info@amare.es

Noticias

“La generación de nuevos agentes terapéuticos nos permite un control de la AR inimaginable hace 20 años”

El reumatólogo José Luis Andreu, que preside a Sociedad Española de Reumatología (SER) desde hace año y medio, se muestra convencido de que en los próximos años se descubrirán nuevos avances decisivos para esta enfermedad.

Alrededor de un 20% y un 30% de pacientes no responden de manera satisfactoria a los tratamientos de la artritis reumatoide (AR) pese a los avances de los últimos años. Esta es una de las conclusiones que se alcanzaban en el congreso anual que celebró este año la Sociedad Española de Reumatología (SER). “Seguimos sin poder curar la enfermedad y seguimos sin conocer cuál es el tratamiento óptimo en un paciente individual”, asegura, al respecto, el presidente de esta sociedad, el reumatólogo José Luis Andreu Sánchez, que es jefe de servicio en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid).

Otra de las conclusiones alcanzadas respecto a la artritis reumatoide en el congreso de la SER, entidad que preside desde mayo del año pasado, fue la necesidad de lograr un diagnóstico y un tratamiento precoces y de una monitorización continua de la actividad inflamatoria de la enfermedad, así como la adaptación del tratamiento para conseguir un estado de remisión.

Medicina de precisión

Andreu recuerda, además, que la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune sistémica que afecta predominantemente a las articulaciones. “Su órgano diana es la membrana sinovial y afecta preferentemente a mujeres en la edad media de la vida”, añade, explicando que, en todo caso, se dispone de fármacos capaces de modificar de forma decisiva su curso evolutivo y permitir que el paciente haga una vida normal. Sin embargo, explica que “necesitamos investigar en medicina de precisión para intentar definir genotipos de pacientes y/o características genéticas o proteómicas que nos ayuden a elegir qué diana terapéutica es más conveniente bloquear”.

Al menos, la incidencia de la artritis reumatoide se ha mantenido estable en las últimas décadas. “Sabemos que el tabaco está implicado en el desencadenamiento de la artritis reumatoide en población genéticamente predispuesta por lo que, si queremos reducir su incidencia, lo que tenemos que hacer es evitar que nuestros adolescentes comiencen a fumar y animar a la población a abandonar el tabaquismo”, advierte el presidente de la SER, que considera que hay razones para el optimismo puesto que “hemos avanzado mucho y en los próximos años estoy convencido de que seremos testigos de nuevos avances decisivos en esta devastadora enfermedad”.

Agentes terapéuticos

Sobre los avances más destacados que ya se han logrado en los últimos años en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis reumatoide, Andreu menciona la generación de nuevos agentes terapéuticos, tanto agentes biológicos como inhibidores de kinasas, “que nos están permitiendo un control de la enfermedad como jamás habríamos imaginado hace tan solo 20 años”. Las nuevas investigaciones que ya se están llevando a cabo, añade, se están centrando en la identificación de nuevas dianas terapéuticas y el diseño de estrategias de tratamiento óptimas.

También considera fundamental la concienciación sobre la relevancia de un diagnóstico y tratamiento precoces y el hecho de “que hay que tener tolerancia cero sobre la actividad inflamatoria de la enfermedad, fijando como objetivo terapéutico la remisión completa de la enfermedad, entendida como tal la ausencia completa de dolor e inflamación articular y el mantenimiento de las actividades sociales y laborales de los pacientes como cuando la enfermedad aún no había aparecido”.

Objetivos

Andreu recuerda también que las principales novedades del último congreso anual de la Sociedad Española de Reumatología se centraron precisamente en el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas en diferentes enfermedades reumáticas como la espondilitis anquilosante, la artritis psoriásica y la aparición de potentes inhibidores de citoquinas proinflamatorias de administración oral en la artritis reumatoide.

La Sociedad Española de Reumatología, en este sentido, tiene entre sus objetivos facilitar formación médica de excelencia y promover la investigación multicéntrica en las unidades de Reumatología de España. Forman parte de ella, de hecho, reumatólogos y profesionales de la salud interesados en la atención al paciente con enfermedades musculoesqueléticas y autoinmunes sistémicas. Por ello, además de atender a las necesidades profesionales de los socios, la SER también posiciona a los pacientes de estas enfermedades como un colectivo que “se merece la misma atención, excelencia en la asistencia e inversiones que los pacientes con cáncer, cardiopatía o enfermedades neurodegenerativas”.

Balance positivo

Del año y medio que lleva al frente de la SER, Andreu se muestra satisfecho con la oferta formativa que se les ha ofrecido a los socios durante este periodo, así como de la actividad de la unidad de investigación. En la actualidad, la unidad de investigación de la SER está implicada en más de 20 iniciativas, entre las que Andreu destaca el proyecto epidemiológico Episer 2016, cuyo objetivo es estimar la prevalencia en la población general adulta de enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante, el lupus eritematoso sistémico, la artrosis o la fibromialgia.

Otra de las iniciativas destacadas que la SER tiene en marcha es el proyecto AR Excellence, con el que se evaluará la calidad asistencial en la atención a los pacientes con artritis reumatoide en las consultas externas de reumatología de España, identificando y priorizando para ello indicadores que la acrediten, así como fortalezas y áreas de mejora.

Paciente protagonista

Andreu también destaca el proyecto de morbilidad cardiovascular en tres enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas (la artritis reumatoide, la artritis psoriásica y la espondilitis anquilosante), la guía de práctica clínica en artritis reumatoide o el observatorio de equidad en la asistencia a pacientes con artritis reumatoide en las distintas comunidades autónomas del país.

Los pacientes cada vez adquieren más protagonismo en las nuevas terapias y en la atención sanitaria, un hecho que Andreu considera fundamental también en el caso de las enfermedades reumáticas. “El paciente ha de convertirse en protagonista y partícipe del programa terapéutico. Debe conocer cuáles son los objetivos del tratamiento e implicarse en el programa terapéutico”, sostiene.

Fuente: im médico hospitalario.

Para ver la noticia completa pincha aquí.

Escribir un comentario